• Jueves, 12 de Septiembre de 2019

    Figuraciones Emmanuel Moreno Flash

    Jueves, 12 de Septiembre de 2019
    Emmanuel Moreno Flash/Colectivo Helios

    En el principio fue el verbo, que formó un concepto, o varios, según a conveniencia del discurso; luego fue la luz, que atrajo la imagen, y no fue sino hasta después que se reinventó el cuerpo…

    El cuerpo se hizo lienzo, en el lienzo el color, una paleta policromática donde sobresale el oscuro, que contrasta y se sobrepone a la leyenda; la fotografía captura el instante para refrendar un nuevo concepto donde la magia, la tradición, el mito ceden su espacio para presentar una original interpretación donde subyace el culto al erotismo.

    Se hizo la luz y la sombra, contrastes estos que evocan el día y la noche del principio de los tiempos, donde Calaqui (oscuro en náhuatl) y Helios, el sol, un titán hijo de Hiperion y Tea, comparten el sentido lúdico de la recreación que no es sino la deconstrucción del imaginario popular que forjara las leyendas mexicanas; a saber, el náhuatl, la llorona, la momia, la bruja, el chupacabras, el coco; pero también, en la memoria gráfica, la deconstrucción del panteón prehispánico: Tláloc, Quetzalcóatl, Xibalba, E`eecatl y Tezcatlipoca, el señor del inframundo y el espejo humeante.

    En esta proyecto artístico confluyen dos colectivos: en el body Paint, se integran artistas visuales y modelos como: Barbie Dark, Jonaz Soriano, Jaguart, Ericka Arizmendi, Isabel Mazón, Israel Reyes, Trevor y Vanessa Reyes.

    En tanto en la fotografía: Emmanuel Moreno “Flash”, Jorge Gutierrez, Humberto Terán, Esbeeide Santos, Aurelio Zaballa, Ernesto Cuetara, Ana Ortega, Pichus Valdespino, Alejandro Cortes, Adrian Fernandez, Alberto Marquez, Samantha Ramirez, Guillermo Hernández, Ilse Campos, Catos GP.

    Leyendas mexicanas y dioses prehispánicos es su primera apuesta que integra dos vertientes y técnicas distintas, el color y la cámara fotográfica, coinciden en los cuerpos donde las figuraciones; es decir, el proceso de imaginar, se pluraliza y se comparte.

    El discurso está dado, el espectador podrá degustar o no; hay horror y belleza, tradición y ruptura, color y sombra, pero no estar impávido ante la recreación colectiva cuyo soporte verdadero es la trayectoria en lo individual de cada artista plástico.

    Con esta muestra auguran un proyecto a largo plazo donde podrán suscitarse nuevas historias, pero bajo un susurro latente de erotismo y transgresión al pudor.
    Texto Emmanuel moreno Flash y Sergio Vicario